lunes, 6 de octubre de 2014

Conejo con robellones y caracoles.


El robellón es un hongo de color anaranjado que, si a finales del verano o principios del otoño llueve bastante, podremos encontrar en los pinares de toda la zona mediterránea y por supuesto en las montañas del interior de Castellón, en terrenos cubiertos de hojarasca y de pinocha.
Es muy tradicional en estas fechas preparar conejo con robellones y caracoles, es un plato suculento y delicioso.
La semana pasada fui a coger el robellón, es una emoción increíble, cuando llegas a la montaña, buscas y buscas y...de momento.....los ves....  es una sensación única, me encanta ir a buscar, se nota no???.
Estos son los que encontré, una cesta llena y además, estaban sanísimos.
 
Unos cuantos los preparé con conejo y caracoles, una delicia....  
Otros simplemente a la plancha, con un chorrito de aceite y al final, escamas de sal.
Y en revuelto también están deliciosos....                                         
Bueno, vamos a por la receta.....

Ingredientes:
  • 1 conejo troceado, con hígado.
  • 1 cabeza de ajos.
  • 3 o 4 docenas de caracoles, ya limpios y hervidos. Si quieres ver como se limpian pincha aquí. Yo he puesto caracoles Janets (en valenciano).
  • 10 o 12 robellones.
  • Tomillo.
  • Romero.
  • 1 copa de vino blanco.
  • Caldo de los caracoles, o agua.
  • 2 cortadas de pan.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.
  • Pimienta.
 
Cuando limpies el robellón no es conveniente que lo mojes, límpialos con un trapo o un cepillo.
Corta el pié del robellón y así verás si está sano o tiene gusanos, luego trocéalos.
  Modo de hacerlo:    
  • Salpimenta el conejo y ponlo en una cazuela con aceite, al fuego (lo ideal es en una cazuela de barro, pero como tengo vitrocerámica y mi cazuela de barro no se puede poner en ella, lo hago en una cazuela normal).
  • Sofríe bien todo el conejo hasta que tenga color dorado, añade los ajos enteros a los que les habrás dado un golpe, espolvorea con romero y tomillo, remueve y deja todo que coja sabor.
  • Saca el hígado y un par de ajos, reserva.
  • En una sartén fríe dos rebanadas de pan, deja enfriar y junto al hígado y los ajos, pícalo todo junto en un mortero.


  • Añade los robellones troceados y los caracoles, da un par de vueltas y deja unos minutos, pon el majado del mortero y remueve.
  • Echa la copa de vino, remueve y pon el caldo de los caracoles, deja a fuego lento unos 20 minutos.


Sirve caliente...

Espero que te guste.

4 comentarios:

  1. Mavi creo que la receta de hoy no es para mí. Los caracoles no me gustan, es de las pocas cosas que tengo que decir que no me gustan y hasta me da vergüenza reconocerlo.

    Ahora, el aspecto del plato es magnífico. Igual el tenedor no lo meto, pero media barrita de pan sí que me llevo en sopitas jejejeje

    ¡Besos mil!
    http://losdulcessecretosdecuca.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  2. Madre mia Mavi, el conejo me gusta mucho pero los caracoles no puedo con ellos hija mia, asi que hoy no opinare , aunque seguro esta muy rico pero me superan¡¡¡, besos

    ResponderEliminar
  3. Me pasa como a Marijose, yo con los caracoles no puedo, me es harto dificil hasta mirarlos. Pero he de reconocer que tu plato es todo un lujo,y que pienso probarlo, eso sí,sin los caracoles. Me parece una receta muy sabrosa y con mucha tradición. Gracias por compartirla.

    ResponderEliminar
  4. Vaya pues a mi tampoco me gustan los caracoles pero lo demás vamos no dejaba nada en el plato solo los huesecillos, ahh y deseando estoy para ir a coger esta semana a mi también me apasiona ir a cogerlos!!
    Buen fin de semana!!

    ResponderEliminar

Si tienes alguna duda o quieres comentar algo de las recetas, escribeme.